El voluntariado es un camino de ida y vuelta; de generosidad y también de capacitación; de desarrollo de aptitudes y experiencias; de sentirse útil alimentando el respeto por uno mismo; de crear vínculos de pertenencia y afirmación del sentido comunitario.

Hoy nos capacitamos para enfrentar este desafío con responsabilidad y alegría.

Pin It on Pinterest