El papa Francisco se reunió ayer con el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, en el segundo día de una gira por Cuba que inició con una misa en la que lanzó un llamado para que la gente sirva a sus prójimos y no a las ideologías.

El pontífice aseguró que “nunca el servicio es ideológico, ya que no se sirve de ideas, sino que se sirve a las ideas”.

Servir, dijo además, sin caer en la tentación de servirse a sí mismo, porque eso podría generar exclusiones.

“Y esto sin mirar al costado, para ver lo que el vecino hace o ha dejado de hacer”, añadió. No fue claro de inmediato a lo que Jorge Mario Bergoglio se refería, pero muchos cubanos se han quejado sobre la rigidez de un sistema en el cual prácticamente cualquier aspecto de la vida es controlado por las autoridades.

Tras la homilía, el papa acudió a la residencia de Fidel Castro en La Habana, donde sostuvieron un encuentro de entre 30 y 40 minutos. Ambos platicaron sobre grandes temas que enfrenta la humanidad, como el medioambiente y el sistema económico global, según el vocero del Vaticano, el padre Federico Lombardi.

LIBRO CON MENSAJE

Francisco le obsequió a Castro tres libros, incluida una colección de sermones del sacerdote jesuita español Amando Llorente, que fue forzado a salir de Cuba poco después del triunfo de la Revolución en 1959, cuando Castro asumió el poder. Murió en Miami en 2010.

Además del libro, le regaló dos discos compactos con la voz del clérigo, que fue profesor del propio Castro cuando estudió en el jesuita Colegio de Belén de Cuba.

Austen Ivereigh, autor de la biografía sobre Francisco “El Gran Reformador”, cree que el papa envió un mensaje sutil al hombre que encabezó un gobierno que estuvo en conflicto con grupos como la Iglesia católica. Francisco se ha pronunciado por la necesidad de reconciliación entre los cubanos.

“No puedo más que pensar que el papa Francisco está invitando a Fidel Castro a hacer las paces con su pasado”, dijo Ivereigh.

Además del libro de Llorente, el pontífice le obsequió a Castro dos libros del sacerdote italiano Alessandro Prozatto. El líder cubano le regaló al pontífice un libro de la conversación que tuvo hace unos años con el exsacerdote brasileño Frei Betto, “Fidel y la religión”.

Cortesía: La Prensa

Pin It on Pinterest