Según investigación del Ideuca, la familia tiene mucho que ver para que alumnos dejen aulas Cuando un niño deja de ir a clases es porque, entre otras cosas, a sus padres les falta dinero e interés para que ellos asistan a la escuela. Pero también la abandonan porque el Estado apenas ofrece garantías mínimas para el acceso a la educación. Esta es la conclusión de la investigación Factores de abandono y estrategias exitosas de permanencia en la escuela para los primeros grados de primaria en el municipio de Managua, que presentó este martes el Instituto de Educación de la Universidad Centroamericana (Ideuca). Según esta investigación —para la que se consultó a 740 docentes, alumnos, padres y especialistas de Educación— la mitad de los padres admitieron que la culpa del abandono escolar la tienen ellos. Con este trabajo, realizado por los investigadores Arnín Cortez y Edith Otero, se busca demostrar que el problema de la deserción escolar tiene responsabilidades compartidas entre los padres de familia y el Estado. Esto, explica Cortez, porque por un lado los padres de familia —debido a la pobreza— deben migrar o no disponen del dinero necesario para enviar a sus hijos a la escuela, y por otro, en la escuela no se está garantizando una educación de calidad porque, entre otras razones, la calidad no está bien definida en la Ley General de la Educación. En el estudio hecho en Managua, el Ideuca resalta también que hasta el 2014, el Ministerio de Educación (Mined) reportaba que de cada 100 niños que ingresaban a primer grado, solo 55 lograban concluir su sexto grado. El resto abandonaba la escuela temporal o definitivamente. El propósito de este estudio, explica Otero, es comparar las diversas causas del abandono y su incidencia en la permanencia escolar, según el tipo de atención que reciben los niños en escuelas privadas, subvencionadas o públicas. “Las principales causas del abandono se perciben en el ámbito intrafamiliar, (pero) las demandas por permanencia escolar se perciben como responsabilidad del ámbito intrainstitucional (o sea el Estado)”, apunta Cortez al exponer los resultados de la investigación a docentes y especialistas en Educación. MERIENDA Y GRATUIDAD NO SON SUFICIENTE Aunque la política educativa del país actualmente incluye la gratuidad escolar y la entrega de merienda y paquetes escolares, comenta Cortez, el abandono escolar no ha parado porque en la escuela faltan currículos más oportunos y docentes mejor entrenados para dar a los estudiantes una educación de calidad. El 83.3 por ciento de los consultados por el Ideuca, por ejemplo, apuntó que el abandono escolar estaba motivado por la pobreza y el desempleo, explica Otero. Las relaciones irrespetuosas en la escuela fueron vistas como una causa de abandono por el 31 por ciento de los entrevistados por el Ideuca. Asimismo, dice Otero, la permisividad, desinterés y descuido de los padres y madres en la educación de sus hijos es otra de las causas del abandono escolar, según el 50.6 por ciento de los consultados. LA DESINTEGRACIÓN FAMILIAR Los investigadores del Ideuca señalaron también que la desintegración familiar afecta la atención y asistencia de los niños en la escuela. El 37.3 por ciento de los entrevistados consideró este problema familiar como una de las causas de la no permanencia escolar, ya que repercute negativamente en la desmotivación de los niños. En el país hay más de diez mil escuelas, pero el 25 por ciento de estas están en malas condiciones, según los datos del Mined. Esto también aleja a los niños de las aulas de clases, considera el 26.2 por ciento de los consultados, por eso los investigadores del Ideuca recomendaron mejorar las condiciones de infraestructura escolar.

Ver contenido original de esta noticia en: http://www.laprensa.com.ni/2015/09/30/nacionales/1910764-desinteres-de-padres-influye-en-abandono-escolar

Cortesía: La Prensa

Pin It on Pinterest