Cáritas dice que Gobierno debe declarar emergencia para que ayuda venga Productores y campesinos de unas veinte comarcas y caseríos, ubicados en el Corredor Seco del municipio de Comalapa, Chontales, perdieron la cosecha de granos básicos por la devastadora sequía, aseguró el alcalde de ese municipio Gonzalo Bellanguer Mejía.

Tras expresar su preocupación por la sobrevivencia de centenares de familias que sembraron y por falta de lluvia no hubo producción, el alcalde señaló entre las comunidades afectadas El Cebollín, Pochote, El Letrero, Los Brasiles, El Avispero, El Naranjo, El Coyol, San Lucas, El Mulero, La Pitahaya, La Ermita, Jicotepe, San Nicolás, Cuisalá, Santa Rosa, Potrerillo, entre otras.

“Perdieron toda la cosecha”, lamentó el alcalde del partido de gobierno, al explicar que se está socorriendo a los afectados con paquetes alimenticios que son entregados a través del Minsa. El alcalde reconoció el apoyo de la Cooperación Alemana (GIZ) para la protección de la Subcuenca Mayales, el Programa Cosecha de Agua y del Nuevo Fise, aunque lo consideró insuficiente ante el fenómeno climático. Esta última realiza un estudio de factibilidad para la Formulación del sistema de captación de agua en la comunidad de El Naranjo, ya sea por medio de un miniacueducto por gravedad y la construcción de dos pozos.

En una reciente visita, miembros del Comité de la Subcuenca Mayales sostuvieron un encuentro con los pobladores de El Naranjo, después de registrarse la muerte de dos niños por consumo de aguas contaminadas.

“Nuestra labor fue hacer conciencia y sensibilizar sobre el uso y tratamiento del agua, instruyéndoles sobre cinco métodos que pueden aplicar en la comunidad”, explicó Karen Urbina, presidenta del Comité.

En esa comunidad unos 49 niños que estudian en la escuela multigrado San Pablo tienen que llevar sus pocillos o recipientes con agua para la merienda escolar, incluso para regar las plantas, pues no cuentan con pozo para el consumo humano.

SOLO HACEN UN TIEMPO EN EL CAMPO

El municipio de Santa María, Nueva Segovia, es donde más se sienten los efectos de la sequía y además de no tener alimentos no hay agua, afirmó el padre Pastor Rodríguez, director de Cáritas Diocesanas de Estelí, quien agregó que en este departamento hay familias que solo están haciendo un tiempo de comida.

San Lucas y San José de Cusmapa, del departamento de Madriz, son otras zonas muy golpeadas, mientras en comunidades como Los Carbonales, del municipio de La Trinidad, departamento de Estelí, muchas familias están haciendo solo un tiempo de comida.

La situación es preocupante, refirió el padre Pastor Rodríguez, quien sostuvo una reunión con los representantes de la pastoral social de las parroquias de los departamentos de Madriz, Nueva Segovia y Estelí. Dijo conocer, a través de feligreses, que la ayuda no ha llegado como debería ser.

10,000 familias, aproximadamente, a nivel nacional están sufriendo los embates de la sequía, según Cáritas, pero hay zonas más golpeadas que otras, informó el padre Pastor Rodríguez, director de Cáritas Diocesanas de Estelí.

Cortesía: La Prensa.

Pin It on Pinterest