Monseñor Rolando Alvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa, insistió este jueves en rechazar el proyecto minero de Rancho Grande.

En su programa de cada jueves, transmitido simultáneamente en radio Católica, el canal católico 51 y radioemisoras del norte y el pacífico del país, destacó la marcha realizada en Rancho Grande, que él encabezó y donde realizó una homilía en defensa de la naturaleza.

“Son dádivas lo que las empresas mineras dan a las localidades y los pobladores que habitan donde hay explotación minera”, indicó monseñor Alvarez. “Destinar un tres por ciento (para acciones sociales) de 480 millones de dólares que se obtienen por exportaciones, es como dar dádivas”, reiteró, mientras destacaba que las empresas mineras “dejan pueblos fantasmagóricos y cascarones de montañas, sino miremos como ha quedado La Libertad (municipio de Chontales)”

En el caso particular de Rancho Grande, este es un municipio altamente productivo, sus rubros están bien diversificados y aparentemente la agricultura genera suficiente ocupación para sus pobladores.

Cortesía: La Trinchera

Pin It on Pinterest