Papa Francisco en el Lavatorio de Pies en la Misa de Jueves Santo 2013 / Foto: L’Osservatore Romano

El Papa Francisco concedió una entrevista a una persona sin techo –que no tiene casa-, en representación de una revista holandesa, con quien abordó varios temas como la solidaridad y el trabajo con los pobres, un compromiso que nació en el Santo Padre tras su contacto con una madre inmigrante en Argentina.

Francisco, quien constantemente llama a ser solidarios con los más pobres, fue consultado por la revista holandesa sobre cómo nació su “compromiso personal” con los necesitados.

“Me vienen muchos recuerdos a la mente”, indicó el Papa. “Me sorprendió mucho una señora que venía a casa tres veces a la semana para ayudar a mi madre. Por ejemplo, ayudaba a lavar la ropa”.

Francisco recordó que la mujer tenía dos hijos. “Eran italianos, sicilianos, y vivieron la guerra, eran muy pobres, pero muy buenos. Y de esa mujer he mantenido siempre el recuerdo. Su pobreza me sorprendía. Nosotros no éramos ricos, llegábamos a final de mes con normalidad, pero no nos sobraba. No teníamos un carro, no nos íbamos de vacaciones y esas cosas”.

“Pero a ella le faltaban muchas cosas necesarias”, señaló. “Nosotros teníamos bastante y mi mamá le daba las cosas. Después ella regresó a Italia y después volvió a Argentina. Yo la encontré cuando era Arzobispo de Buenos Aires, tenía 90 años. La acompañé hasta la muerte a los 93 años. Un día ella me dio una medalla del Sagrado Corazón de Jesús que llevo todavía cada día conmigo. Esta medalla –que es también un recuerdo- me hace mucho bien. ¿Quiere verla? (el Papa enseña la medalla)”.

“Así pienso en ella todos los días y cuánto ha sufrido por la pobreza. Y pienso en todos los otros que han sufrido. La llevo y la rezo…”, afirmó.

Pin It on Pinterest